Medallones de calabacita rellenos al horno


INGREDIENTES Y ELEMENTOS NECESARIOS:

1 calabaza (cuanto más cilíndrica su forma mejor)

1/2 Kg. de carne picada (carne molida)

1 pimiento rojo (ají morrón)

1 cebolla mediana

3 dientes de ajo

1 tomate maduro

Aceite de oliva

Sal y pimienta

300gs de queso rallado

1 ramita de romero

Papel de aluminio

EL RELLENO:

Picamos finamente la cebolla, el pimiento, el ajo y el tomate.

En una olla o en un wok saltamos con un poco de aceite la cebolla, el pimiento, el ajo y el tomate, durante unos 5 minutos.

Incorporamos la carne picada, y seguimos cocinando durante unos 5 minutos más, siempre revolviendo para que todo se integre. No importa si la carne no queda totalmente cocida, ya que luego irá al horno por un buen rato, donde se terminará de cocinar. Reservamos el relleno.

LOS MEDALLONES

Luego de lavar cuidadosamente la calabaza utilizando un cepillo para remover perfectamente cualquier suciedad que pudiera tener su cáscara, procedemos a rebanarla creando medallones de aproximadamente 3cm de espesor. Descartamos las puntas, que obviamente no nos servirán debido a su forma.

Cortamos un cuadrado de papel de aluminio por cada uno de los medallones que obtuvimos. El tamaño de cada cuadrado deberá ser suficiente para envolver completamente el medallón, por lo tanto es preferible que cortemos de más para estar seguros de que luego todo el medallón quede cubierto.

Para cada medallón de calabaza repetimos las siguientes operaciones:

1.- colocamos un cuadrado de papel de aluminio sobre la mesada y le rociamos un chorrito de aceite en el medio.

2.- frotamos el medallón contra el aceite que está sobre el papel de aluminio. Luego lo damos vuelta y repetimos la operación del otro lado del medallón, de forma que ambos lados queden levemente impregnados en aceite.

3. esparcimos unas pocas hojitas de romero sobre el medallón (sugerimos que no sean demasiadas, para que no le quede un gusto demasiado fuerte a romero).

4.- salpimentamos el medallón

Envolvemos totalmente el medallón con el papel de aluminio, formando una especie de paquete.

Llevamos a horno moderado durante unos 20 minutos o hasta que la pulpa de los medallones quede tierna.

Cuando los medallones estén tiernos, los retiramos del horno, abrimos cada uno de los paquetes, y colocamos un poco de lrelleno dentro, cubriendo generosamente el hueco del centro del medallón.

Colocamos queso rallado sobre el relleno de cada medallón.

Cerramos nuevamente el paquete, y lo volvemos a llevar al horno, esta vez un poco más caliente (entre medio y fuerte), durante unos 20 minutos más.

Realmente es un plato delicioso, y apto para una gran variedad de acompañamientos. En nuestro caso optamos por acompañarlo con vegetales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario